Archivo de la categoría: ejercicios

Revisión de objetivos

Nuevo post en Ideacoaching.

Para hacer una revisión de objetivos semestral, te hemos preparado un breve EJERCICIO para guiarte en el proceso.

¡No te lo pierdas!

Te esperamos en Ideacoaching.

Gracias y un saludo,

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es

 

 

 

50 días y un plan

¿Qué te parece tener un plan para alcanzar ese objetivo que tanto deseas antes de acabar el año?

Te proponemos la lectura del nuevo post publicado en Ideacoaching: 50 días y un plan. El reto perfecto para tí.

¿Te apuntas?

Gracias por tu interés.

Un saludo,

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es

 

Equipos

Posiblemente te encuentres en un momento de reestructuración dentro de tu organización, o estés en esa fase de tu proyecto empresarial en el que has de formar el equipo que hará realidad tu visión. Hoy te presentamos algunas ideas que pueden ayudarte.
El equipo y las personas que lo componen estructuran la base de la organización, el alma de la misma. Sólo los equipos excelentes consiguen un éxito sostenido.
Encontrar a la gente idónea para liderar cada área de nuestra organización es una de las tareas más difíciles para una/un emprendedor o directivo. Y más aún descubrir y desarrollar las competencias de estas personas para que se coordinen con otras personas, con el fin de alcanzar las metas alineadas con la estrategia, misión y visión de la organización.
Os proponemos un divertido ejercicio que puede ayudar a identificar los talentos, habilidades y valores que necesitamos.
Primero vamos a identificar las principales áreas estratégicas de nuestra organización, sus objetivos más importantes, y dentro de ellas, los puestos clave en los que necesitaremos excelentes líderes de equipos.
No te centres solo en el esquema funcional, tipo organigrama. Piensa en dar valor a tu modelo de negocio y en las líneas que marcarán la diferencia con el resto. Utiliza un mapa mental, si quieres, para tenerlo todo a un golpe de vista.
Ahora imaginemos (sin restricciones), que podemos llevar hasta cada puesto clave a la persona (viva o muerta) que consideremos la mejor del mundo para realizar esa tarea. Da igual si decides que sería Steve Jobs, Ángela Merkel o tu vecino del 4º. Los mejores, los que sabes que realizarían un trabajo excelente. Para cada puesto estratégico, una persona extraordinaria y única. Aquellos que marcarían un antes y un después.
Cuando los tengas, identifica de cada uno de ellos las características más sobresalientes por las que has decidido que sería la persona ideal para liderar ese equipo en concreto. Fíjate en esos pequeños detalles que les hace ser especiales y exclusivos.  ¿Qué te aportarían?
Ahora, simplemente quita estos nombres y empieza a buscar a personas que cumplan estos atributos, competencias y habilidades. Añade aquellas otras que además consideras imprescindibles para alcanzar el éxito que esperas.
Tendrás un mapa muy aproximado de las necesidades de talento en tu organización. Localizarlo y captarlo ya es otro tema. Hoy al menos, tendremos una idea de lo que queremos y ya es un buen comienzo para iniciar su búsqueda.

Si te interesa este tema, no te pierdas nuestro próximo post. Seguiremos hablando de cómo conseguir el talento que necesitamos.

Un saludo y feliz semana.
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Herramientas para la gestión del tiempo

Hoy vamos a ver unas sencillas pautas e ideas que pueden ser útiles para organizar las actividades de nuestros distintos roles, durante las 24 horas.
Te recomendamos que tomes papel y lápiz para apuntar ideas ó notas que luego podrás desarrollar en tu plan de acción.
Lo más equilibrado es dividir el día en tres grandes bloques de 8 horas: uno dedicado al sueño, otro para la vida personal y el tercero al trabajo. Tras el ejercicio que hicimos en el post anterior, puedes tener claro cuántas horas ocupan cada uno de los bloques en tu vida real. Quizás no duermas 8 horas, o le dediques a tu trabajo más de 10 horas. Divide los tres bloques según tu situación y anota las horas que dedicas a ellos.
Escribe en los dedicados a vida personal y trabajo los asuntos o actividades más importantes que quieras realizar en esas áreas. Sólo las más importantes.
Una vez establecidas estas metas, podemos desglosarlos en tareas y acciones más pequeñas, más fáciles de abordar y terminar durante media jornada. Son todos los pasos que daremos para llegar a nuestro destino fijado.
Señala entonces las primeras acciones que te comprometes a realizar la próxima semana, y calcula el tiempo que necesita cada pequeña tarea para su completa realización. Toma tu agenda y coloca una o dos de estas tareas cada día. Se realista, y deja huecos para retrasos, casos urgentes y tareas rutinarias.
Tu agenda contendrá así los primeros pasos para alcanzar algunas de tus metas. No importan lo pequeños que sean, pues ya habrás iniciado el camino. Tras varias semanas planificando lo importante, el avance será significativo.
Si escribes en un sitio bien visible de la agenda los objetivos que quieres alcanzar con esas actividades, reforzará tu motivación al logro cada vez que las leas.
En este vídeo de Stephen Covey encontrarás los fundamentos de este sistema: Primero lo importante.

http://youtu.be/E7uXCPMR6QA
Respecto a qué herramientas podemos utilizar para ayudar en nuestra gestión del tiempo, las hay muy variadas, según gustos y necesidades. Aquí tienes algunas de ellas explicadas al detalle. Todas son buenas, siempre que se adapten a ti.
Seguimos pensando que no hay nada como poner negro sobre blanco, un buen ejercicio para la reflexión. Escribir nos hace pensar. Garabatea sobre el papel hasta que cuadres tu tiempo de forma coherente con tus propósitos, valores y necesidades.
Ya tienes la agenda preparada para iniciar la semana. No olvides revisarla en varios momentos del día, y en especial por la noche. Te darás el gustazo de ver todo lo que has conseguido ese día.
Ahora, llevar a cabo tus tareas sólo depende de ti, de tu esfuerzo, disciplina y responsabilidad. Si son las cosas verdaderamente importantes para ti ¿por qué no iniciar hoy mismo el camino para conseguirlas? !Adelante!

Buen fin de semana,
Un saludo
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Gestión del tiempo II

Al parecer, la falta de tiempo se ha convertido en un mal común de nuestra sociedad. Es bastante común escuchar frases como: “Al día le faltan horas”, “No tengo tiempo”, o “me es imposible llegar a todo”.
Lo más preocupante es que suele faltar tiempo justo para las cosas más importantes: la familia, los amigos o tu propio desarrollo personal. Esto nos causa una manifiesta insatisfacción que nos lleva a un grave descenso de nuestra eficacia, a cometer errores no deseados y sobre todo a peligrosas situaciones de estrés.
Pero, ¿tenemos conciencia clara de lo que realmente está ocurriendo? Si todo el mundo tiene las mismas 24 horas, ¿por qué a mi me faltan?
Para responder a estas cuestiones, lo primero que tenemos que hacer será ver de qué forma estamos distribuyendo nuestro tiempo, cómo repartimos nuestras actividades durante el día.
Para ello, os proponemos un valioso ejercicio que requerirá dedicar un ratito a la reflexión.
Suponiendo que el sueño ocupe unas 8 horas diarias, nos quedan aproximadamente unas 100 horas a la semana que dedicamos al resto de actividades. Vamos a ver cuánto tiempo (horas) dedicamos a cada una de ellas. Dividimos esas actividades por bloques:

1.Tiempo de trabajo Tiempo dedicado al trabajo, incluido el tiempo del transporte.
2.Tiempo de formación Tiempo dedicado a la optimización de competencias (formación profesional, lecturas, intercambios profesionales, estudios…)
3.Tiempo de ocupación    El conjunto de tiempo que podría asimilarse al tiempo de  búsqueda de trabajo para los que están sin empleo. También preparación de un proyecto, gestión de un proyecto, gestionar un patrimonio,…    4.Tiempo personal pasivo Evadirse de las preocupaciones, distraerse sin demasiado esfuerzo ni concentración: mirar la tele, escuchar la radio o escuchar música, darse un baño relajante, hacer la siesta, descansar, pasearse o callejear. .
5. Tiempo personal semi-activo Actividades que requieren un cierto nivel de concentración pero que no están orientadas a ningún resultado en particular: el bienestar, cuidarse, hacerse la manicura, hacer compras personales, leer una novela o el periódico,…
6.Tiempo personal activo Actividades que exigen concentración, esfuerzo y perseverancia, que pueden estar orientadas a conseguir resultados: Hacer deporte individual o en equipo, hacer bricolaje, pintar, tocar música, meditar, comunicar, etc…
7. Tiempo de tareas domésticas Tareas domésticas: compras para la casa, preparación de comidas, limpieza de la casa,  plancha, ordenar,…
8. Tiempo de tareas administrativas    Tareas administrativas: hacer las cuentas, pagar las facturas, declaración de impuestos, inscripciones diversas (escuela, guardería, deportes,…), reservas (vacaciones,…), búsquedas y compras por Internet, organización de documentos y papeles,…
9.Tiempo de bienes materiales Mantenimiento de nuestro entorno material: mantenimiento de la casa, mantenimiento del coche,…
10. Tiempo para los familiares    Tiempo dedicado a los niños y a su educación, al cuidado de nuestros padres o de un ser querido.
11. Tiempo para las relaciones sociales Tiempo para las reuniones familiares, para las relaciones sociales , incluidas redes sociales en internet.
12.Tiempo para las relaciones íntimas    Tiempo para la pareja, del juego y cariño con los hijos o para la felicidad con los que queremos.

La suma de estos bloques ha de dar 100. Por ejemplo, para las tareas domésticas puedo dedicar 10 horas a la semana, mientras que el tiempo para familiares son 5, y así vamos sumando hasta las 100 (que serán más o menos según el tiempo que dediquemos a dormir?

¿Qué resultados has obtenido? ¿Te encuentras a gusto con ellos? ¿Hay algo que te gustaría cambiar?

Si seguimos haciendo las mismas cosas, obtendremos los mismos resultados. Para que estos cambien, también tenemos que cambiar algo nosotros.
Vuelve a realizar el ejercicio, pero ahora coloca en cada bloque el tiempo que te gustaría dedicar a cada uno. Imagina cómo sería tu semana ideal y distribuye las horas según tus necesidades e intereses. ¿Qué diferencia hay con la situación actual? ¿Qué áreas necesitan de un cambio? ¿Quieres hacer este cambio realmente?

Ahora conocemos nuestra situación y cómo deseamos que sea. Está en tu mano empezar a realizar esas pequeñas acciones, área por área, para que la distribución de tu tiempo sea diferente. ¿Qué podrías hacer ya esta semana al menos, en una de ellas?

Seguiremos en los siguientes post analizando situaciones y herramientas que nos pueden ayudar a mejorar la administración de nuestro tiempo, de nuestra vida ¿Nos acompañas?

Un saludo y feliz semana.
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Abriendo posibilidades

Hay veces que los árboles no nos dejan ver el bosque. Nos enfocamos tanto en lo que tenemos al lado que no somos capaces de ver un poco más allá. El día a día nos come y lo urgente pasa a ser lo prioritario. ¿Te reconoces en una situación similar?
Ya hemos hablado en otras ocasiones de la diferencia entre urgente e importante y de la necesidad de parar y pensar. Hoy nos centraremos en un breve ejercicio que nos permita encontrar nuevas posibilidades, otros enfoques que nos muestren visiones diferentes capaces de iniciar nuevos caminos.
Muchas de las barreras que reconocemos y entorpecen nuestro avance no son más que grandes muros construidos en nuestra mente (creencias limitantes), y que no existen en realidad. Otras, son simples excusas que nos permiten seguir muy cómodos en nuestra zona de confort para evitar esfuerzos o tensiones.
Pensemos en alguna situación, problema o cuestión que nos gustaría cambiar. Toma papel y lápiz y escribe todas aquellas trabas y obstáculos que te impiden que esa situación sea como deseas. Poner las ideas que tenemos en la cabeza sobre el papel, negro sobre blanco, nos permite reflexionar, de forma que toma el tiempo necesario para identificar todas las trabas que se te ocurran.
Algunas de ellas es posible que se deban a circunstancias ajenas a ti, y sobre las que te parezca que tengas poco margen de maniobra. No te preocupes, quizás no puedas hacer nada directamente sobre ellas, pero si que puedes variar tu actitud y tu comportamiento frente a eso. La decisión de actuar de una forma u otra sólo depende de ti. Adoptar una actitud derrotista o convertirte en un explorador de soluciones está en tu mano y no depende de nadie más.
Con tu lista enfrente, hazte unas pocas preguntas: ¿y si nada de esto existiera? ¿Qué ocurría entonces? ¿Cómo sería la situación? ¿Qué te reportaría? ¿Te imaginas?
Si eres capaz de visualizar perfectamente esa nueva situación, es que ya has empezado a derribar los muros que te impiden conseguirlo.
Vamos a tomar esa lista, ítem por ítem, y explorar todo lo que está en tu mano hacer para que desaparezcan, o en su caso, minimizar su tamaño. Pon todo tu empeño en descubrir soluciones, otras vías, nuevos enfoques. Te sorprenderás con la cantidad de acciones disponibles a tu alcance.
Ahora sólo queda iniciar un buen plan de acción para llevarlo a cabo. ¿Qué será lo primero que hagas? ¿Cómo? ¿Qué necesitas? ¿Cuándo lo tendrás acabado? Realiza esto con cada una de las acciones que has identificado, traza tu propio plan de trabajo de forma realista, sincera y comprometida.
Verás como tus viejos muros empiezan a caer y a dejar paso libre a nuevas posibilidades, abriendo nuevos caminos que te permitirán avanzar allí donde quieres estar.
Ten el coraje para luchar por lo que deseas, el afán de conseguirlo y pon todos los medios a tu alcance para ello. !El éxito está asegurado!

Felices vacaciones de Semana Santa para todos.
Un saludo,
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

¿Qué es imposible?

Normalmente, somos nosotros mismos los que etiquetamos algo con la palabra posible o imposible. Nosotros les damos esa categoría y las encasillamos con escasas posibilidades de cambio. Lo que es imposible, es imposible y ya está. Discrepamos sobre ésta inmovilidad.



Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre las creencias, sobre todo del efecto que tienen aquellas que nos limitan nuestro desarrollo y futuro. La realidad suele ser muy diferente a nuestras creencias, esos muros infranqueables que nos hacemos. Son cómodos. Nos dan una falsa sensación de seguridad y nos permiten eludir así nuestra propia responsabilidad en el asunto.

Hoy os propongo un sencillo ejercicio para derrumbar muros.

Elige algo que actualmente te parezca muy difícil de conseguir. Puede ser tanto en tu área personal como profesional. Asegúrese de que incluya un verbo que implique acción y expresado en positivo. Por ejemplo: Cruzar el Estrecho de Gibraltar a nado.

Una vez identificado, enumera todos los hechos, situaciones o hitos que tendrían que ocurrir para cumplir tu objetivo. Por ejemplo: encontrar un patrocinador, entrenar 4 horas diarias, tener un entrenador personal, seguir una dieta especial, ….

De todas las que escribas elige alguna que esté en tu mano poder hacer, que dependa sólo de ti, aunque para ello necesites de recursos externos (que puedas conseguir), y contando con el esfuerzo personal que tendrás que poner (el precio que estás dispuesto/a a pagar).

¿Qué es lo primero que tendrías que hacer?

¿Y qué después de esto?

¿Qué sería lo siguiente?

¿Y tras éste paso?….

Así podemos desglosar en pequeños objetivos algo más grande (entrenar 4 horas diarias). Vamos a dividirlo en pequeños pasos. Si se trata de cifras, por favor, que sean exactas, con fechas concretas para su realización y datos realistas.

Ahora ya sólo queda ponerse manos a la obra. Tenemos una serie de pequeñas metas posibles de realizar, está en nuestras manos poder hacerlas. Son reales y posibles.

Si poco a poco vamos alcanzando diminutas metas, significará que estamos avanzando en el camino marcado. Estaremos más cerca de nuestro objetivo, y por lo tanto ya no lo veremos tan imposible. Cada paso conseguido es una gran victoria que nos motivará aún más para dar el siguiente. Por pequeño que sea, siempre es un avance.

Derrumbar lo muros que nos impiden avanzar es nuestra responsabilidad, si de verdad queremos tomar las riendas de nuestra vida, y hacer avanzar nuestra nave allí donde queramos, sin depender del viento que sople.

¿Te atreves a derribar tus muros?

¿Qué reto vas a empezar?

!Ánimo! Siempre estará más cerca de ser posible.

Os dejo con un enlace interesante con la idea de imposible para emprendedores en el blog Desdelatrinchera.com

Un saludo y feliz semana.

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es