Abriendo posibilidades

Hay veces que los árboles no nos dejan ver el bosque. Nos enfocamos tanto en lo que tenemos al lado que no somos capaces de ver un poco más allá. El día a día nos come y lo urgente pasa a ser lo prioritario. ¿Te reconoces en una situación similar?
Ya hemos hablado en otras ocasiones de la diferencia entre urgente e importante y de la necesidad de parar y pensar. Hoy nos centraremos en un breve ejercicio que nos permita encontrar nuevas posibilidades, otros enfoques que nos muestren visiones diferentes capaces de iniciar nuevos caminos.
Muchas de las barreras que reconocemos y entorpecen nuestro avance no son más que grandes muros construidos en nuestra mente (creencias limitantes), y que no existen en realidad. Otras, son simples excusas que nos permiten seguir muy cómodos en nuestra zona de confort para evitar esfuerzos o tensiones.
Pensemos en alguna situación, problema o cuestión que nos gustaría cambiar. Toma papel y lápiz y escribe todas aquellas trabas y obstáculos que te impiden que esa situación sea como deseas. Poner las ideas que tenemos en la cabeza sobre el papel, negro sobre blanco, nos permite reflexionar, de forma que toma el tiempo necesario para identificar todas las trabas que se te ocurran.
Algunas de ellas es posible que se deban a circunstancias ajenas a ti, y sobre las que te parezca que tengas poco margen de maniobra. No te preocupes, quizás no puedas hacer nada directamente sobre ellas, pero si que puedes variar tu actitud y tu comportamiento frente a eso. La decisión de actuar de una forma u otra sólo depende de ti. Adoptar una actitud derrotista o convertirte en un explorador de soluciones está en tu mano y no depende de nadie más.
Con tu lista enfrente, hazte unas pocas preguntas: ¿y si nada de esto existiera? ¿Qué ocurría entonces? ¿Cómo sería la situación? ¿Qué te reportaría? ¿Te imaginas?
Si eres capaz de visualizar perfectamente esa nueva situación, es que ya has empezado a derribar los muros que te impiden conseguirlo.
Vamos a tomar esa lista, ítem por ítem, y explorar todo lo que está en tu mano hacer para que desaparezcan, o en su caso, minimizar su tamaño. Pon todo tu empeño en descubrir soluciones, otras vías, nuevos enfoques. Te sorprenderás con la cantidad de acciones disponibles a tu alcance.
Ahora sólo queda iniciar un buen plan de acción para llevarlo a cabo. ¿Qué será lo primero que hagas? ¿Cómo? ¿Qué necesitas? ¿Cuándo lo tendrás acabado? Realiza esto con cada una de las acciones que has identificado, traza tu propio plan de trabajo de forma realista, sincera y comprometida.
Verás como tus viejos muros empiezan a caer y a dejar paso libre a nuevas posibilidades, abriendo nuevos caminos que te permitirán avanzar allí donde quieres estar.
Ten el coraje para luchar por lo que deseas, el afán de conseguirlo y pon todos los medios a tu alcance para ello. !El éxito está asegurado!

Felices vacaciones de Semana Santa para todos.
Un saludo,
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s