Archivo de la categoría: enfoques

Cómo aprovechar Pinterest para tu negocio

Pinterest

Es espectacular la viralidad con la que se está expandiendo Pinterest, red social de moda,  especialmente desde el considerable éxito de la aplicación para IPhone aparecida el pasado verano y gracias a su facilidad de uso.
Por si aún no la conoces, o a primera vista no te ha parecido interesante, hoy comentamos algunas de sus posibilidades y oportunidades que nos ofrece.
Se trata de una red social basada en los conocidos tablones de anuncios donde cada uno pincha con una chincheta aquello que le interesa. Aquí puedes tener tantos tablones (Boards) como quieras. Algunos ya vienen predefinidos (Product I Love, Favorite Places&Spaces, Things for My Wall…) y puedes crear tantos como quieras (Ideas para el despacho, Libros pendientes, Viajes,…).
Una vez creados los boards, y apodemos empezar a colgar (Pin) las fotos y contenidos audiovisuales que más nos gusten o interesen y clasificarlo en su tablón correspondiente. También podemos hacer un Me Gusta (Like) en cualquier contenido, hacer comentarios, o replicar contenidos que nos interesen (Repin) colocándolo en alguno de nuestros tablones.
Además, como cualquier red social, te permite seguir a gente (todos sus contenidos o sólo  los tablones que te interesen) y que otros se conviertan en tus seguidores (followers).
Así de sencillo. pinterest
¿Y cómo me puede ayudar esta red en mi negocio o carrera profesional?
Se dice que ya es la 5ª red social que dirige más tráfico a las webs de e-commerce, lo cual ya es un interesante punto a favor para las tiendas on line.
La gran importancia de la imagen hace de Pinterest una buena plataforma para fotógrafos, diseñadores, arquitectos,… Y se abre un gran mundo para que pequeños negocios puedan mostrar sus productos al mundo: restaurantes que incluyen sus platos, peluquerías que comparten las últimas tendencias en cortes de pelo para chicos, o las ofertas de última hora en agencias de viajes. Las posibilidades son casi infinitas, y cualquier negocio tiene cabida.
Profesionales de cualquier sector pueden potenciar su marca personal, mostrar sus áreas de conocimiento, dar a conocer los temas en los que se es expert@, o crear un divertido portfolio con los trabajos realizados. Se puede convertir en una interesante plataforma para dar a conocer tus servicios, tu propuesta de valor y llegar a nuevos clientes o proyectos.
Las Pymes disponen con Pinterest de un perfecto escaparate para enseñar al mundo sus productos, las diferentes líneas de negocio o mostrar sus instalaciones. Genial para mejorar el posicionamiento de marca y mostrar tu diferenciación con la competencia.
Además, con la posibilidad que nos brinda esta red social de poder compartir tablones con colaboradores, donde todos pueden subir pins, nos permite fomentar el trabajo en equipo dentro de la organización o proyectos en los que estemos inmersos.

Seguiremos hablando de esta singular red social que parece haber llegado para quedarse, y que de momento ha conquistado al público femenino, que supone más del 60% de sus 11 millones de usuarios. Y creciendo.

¿Se te ocurren más formas de aprovechar Pinterest para tu negocio? Nos interesa tu opinión. !Compártela, por favor!

Síguenos en Pinterest.

Un saludo y !feliz semana!
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Momentos para la reflexión

Miércoles lluvioso y gris en mitad de la semana. Un buen momento para reflexionar. Un instante de calma para tomar perspectiva.

A veces, el acelerado ritmo que llevamos nos impide estar al tanto de lo que ocurre y actuar en consecuencia. Cientos de ideas se agolpan en la cabeza sucediéndose unas a otras sin cesar.

Date un premio hoy con un descanso. Toma tu café, infusión o refresco favorito. Saboréalo junto a la ventana. Relájate.

Y ahora que estamos tranquilos, plantéate algunas preguntas:

¿Qué es lo más importante que ha de quedar terminado esta semana?

¿Y qué es lo más importante para tí en este momento?

Si eres capaz de contestar con sinceridad, tendrás una idea exacta de tus prioridades. Son en ellas en las que debes ponerte a trabajar de inmediato, trazar un plan de acciones concretas para el resto de la semana, y dejar de lado todo aquello que robe tu tiempo sin aportarte nada.

Cuando acabe el viernes, tu avance habrá sido significativo, y tus tareas importantes estarán acabadas.

Unos minutos de reflexión, y una semana de acción.

Os dejamos un video que nos ha parecido interesante sobre el tema.

!Vamos a por ello!

Un saludo y buen día para todos.

Lola Sánchez

http://www.ideacoaching.es

 

Una hora extra

Hoy cambian la hora. A las 3 de la mañana, tendremos que retrasar el reloj hasta las 2. !Ganamos una hora!  

Mucho habría que discutir sobre si es un verdadero ahorro energético, pero al menos, veremos el sol un poco antes por las mañanas.

El caso es que ganamos una hora, una preciosa hora. Nosotros, que solemos estar todo el día quejándonos del “poco tiempo” que tenemos, hoy nos encontramos con el regalo de una hora. !Genial!

¿Qué piensas hacer con tu hora extra?

A muchos nos pillará durmiendo, y al despertar, tendremos una hora adicional que gastar, invertir o difrutar.

Dormir es una posibilidad, como lo es salir a andar, leer, o escuchar los podcast que tenemos atrasados. !Hay cientos de cosas que podemos hacer en una hora!

Pensemos en lo que es importante para nosotros, en aquello que hemos estando postergando desde hace tiempo. Algo que de verdad te apetezca hacer.

Regalemos esa hora para nuestra pareja, nuestros hijos o padres. A una persona querida, o simplemete podemos dedicarla a nosotros mismos.

Elige con cuidado cómo quieres gastar esa hora, y sobre todo !disfútala!

Os deseamos un buen puente a todos.

Un saludo.

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es

 

Pequeños placeres cotidianos

A veces nos olvidamos de lo que es importante de verdad. El ritmo frenético que parece invadir nuestro mundo hace que consumamos buena parte de nuestro tiempo en actividades que para nada tiene que ver con lo que en realidad queremos.
Si quitamos las horas que dormimos, aproximadamente estamos activos unas 100 horas a la semana. Y de ellas, la mitad se las dedicamos al trabajo, lo cual no esta mal si adoramos nuestra profesión. Ahora, por favor, reflexiona un momento: ¿Cuales son las tres cosas más importantes para ti, lo que más valoras? ¿Y cuánto tiempo le has dedicado a esas áreas en la última semana?
Quizás, si no han sido muchas (o no se acercan a las que te gustaría haber dedicado), es posible que la descompensación entre lo que en realidad haces y lo que quieres hacer, te provoque cierto malestar difícil de definir.
Por suerte, hay cientos de acciones, actividades o recursos al alcance de tu mano, prácticamente sin coste, que nos pueden ayudar a sentirnos mejor.
Una ducha helada, una buena conversación, jugar un partido con tus hijos, montar en bici, ese libro que aún no has empezado, escuchar tu música favorita, un paseo al atardecer con tu pareja, chapotear en la orilla del río, o una estupenda cena elaborada con cariño.
Cualquier cosa vale si está en consonancia con tus valores principales y con lo que deseas de verdad.
Prémiate, date un “capricho posible”, dedica un poco de tiempo solo para ti y tus preferencias. Y disfrútalo! Te mereces eso y mucho más.
Seguro que te sentirás mejor, tendrás menos estrés, estarás más motivado/a y afrontarás con otra perspectiva volver mañana al huracán cotidiano.
¿Lo pruebas?
Ya me contaréis.
Un saludo,
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Resistencia al cambio en las organizaciones

Como personas vivimos instalados en nuestras zonas de confort, aquellas que nos permiten sentirnos cómodos y más o menos seguros, para actuar según los distintos roles que tengamos. Igual ocurre con las organizaciones. Sus sistemas se acomodan a estados y rutinas donde todo parece que gira en el día a día. Quizás no se avance, pero aparenta que se mueve.
Adaptarse a los inagotables acontecimientos externos genera tensiones al realizar los ajustes internos necesarios. Los diferentes sistemas de la organización y las personas que la componen crean objeciones a los cambios propuestos, reaccionan negativamente ante una modificación.
Los sistemas tienden a volver a su posición original tras la tensión, como las gomas elásticas, y las personas intentan mantenerse dentro de su zona cómoda. Todo tipo de intervención en la organización provoca el surgimiento de fuerzas opuestas al cambio (Lewin). Ante la tensión, surge inevitablemente la resistencia. Pero si que podemos minimizarla si hemos planificado exhaustivamente el cambio y sus consecuencias.

Las personas que forman la organización rigen su comportamiento de acuerdo con sus intereses, con su propia visión, necesidades y expectativas. Buscan satisfacerlas mediante recompensas (entradas) y evitando castigos (salidas), según lo crean conveniente en el momento.
Dice Peter Senge que “las personas no se resisten al cambio, sino a ser cambiadas”. El cambio no me afecta mientras no vaya conmigo, mientras que no lo tome como un asunto personal, ni me crea la “víctima” del mismo. Cuando esto ocurre aparecen los componentes emocionales que hacen activar nuestra defensa natural hacia el “ataque”.
Algunas de las razones por las que nos resistimos al cambio son:

Este tipo de resistencias se dan en todos los niveles de la organización. Y todas ellas tienen como sujetos activos a las personas, bien de forma individual, bien como colectivo. Seguro que en tu organización tienes además algunas más particulares y específicas.
¿Cómo actuamos ante cada uno de estos factores? ¿Somos capaces de hacer un diagnostico claro y ágil?  ¿Cómo reaccionamos cuando surge?
¿Puedo minimizar estos riesgos en mi organización?

Si quisiéramos ser muy escuetos, la resistencia al cambio se podría reducir a una palabra: MIEDO.

Podemos planificar y entrenar para el cambio, como veremos en el siguiente post. Lo que está en nuestra decisión el hacer o no, es el conocer a las personas que integran los sistemas organizacionales, sus necesidades y expectativas y ver la forma de que estos, en mayor o menor medida, queden satisfechos con los cambios. Si sabemos qué necesitan, será mucho más fácil que formen parte de aquel sistema organizativo que se lo pueda proporcionar. Todas las partes pueden obtener beneficios. Win-Win.
Desde luego, lo que no puede faltar es la información, transparencia y honestidad que permitan crear la confianza suficiente para vencer los miedos y encontrar nuevas posibilidades, nuevas perspectivas y desarrollo allí donde solo se veía un gran agujero negro. Descubrir todo lo bueno que tiene el cambio. Romper el enfoque, mirar desde otro punto de vista, desde el otro lado.
¿Qué cosas positivas puedo hacer y cuáles puedo llegar a conocer?
¿Qué puede aportarme el cambio para mi desarrollo personal o profesional?
¿Qué fortalezas y habilidades puedo aportar que me acerquen a mis metas?

La resistencia al cambio se reduce al entender que el cambio no supondrá un ataque a mi persona, sino un avance para mí y para mi organización. Una comunicación clara y abierta ayudará durante todo el proceso de ejecución de los planes de cambio. Buscar que todas las partes implicadas consigan algo positivo con las modificaciones. Los líderes del cambio tienen mucho trabajo por hacer. Empezando por conocer a las personas.

¿Conocemos las verdaderas razones de la resistencia al cambio en nuestra organización?
¿Qué podría hacer a partir de hoy para vencerlas?
Nos interesa mucho vuestra opinión. Estaremos encantados de escucharlas y compartirlas.
En nuestro próximo post hablaremos sobre algunas ideas para adoptar los cambios y estrategias que nos pueden ayudar a desarrollarlos con éxito.
Os dejamos con este vídeo de resistencia a cambiar. Nos parece divertido.
http://youtu.be/-6-iyCS56VQ

Feliz semana.
Un saludo,
Lola Sánchez
http://www.ideacoaching.es

Sueños

Los sueños tienen un gran valor, algo que los llena de sentido: emocionarnos, llenarnos de ilusión y motivarnos. Están ahí para hacernos sentir vivos, para creer en el futuro y hacernos avanzar hacia ellos si somos capaces de ponerles patitas, es decir, convertirlos en objetivos. Y aun cuando solo quedan en nuestra mente, cuando solo son pasto de nuestra imaginación, siguen siendo valiosos por que nos permiten fantasear con aquello que creemos no somos capaces de realizar y que deseamos tanto como para soñar con ellos.
Por extraños que nos parezcan, los sueños nos pertenecen, son tan nuestros como la piel o el color de ojos. Son maravillosos y únicos como nosotros. Y ademas los saboreamos de forma intima y personal.
Ahora bien, podemos dejarlos solo en eso, sueños, o ponernos mano a la obra y empezar a trabajar para hacerlos realidad. Habrá algunos que nos parezcan imposibles, y otros más cercanos. Lo que es cierto es que nos podemos acercar a ellos según lo dispuestos que estemos a invertir en los mismos. Y no me refiero sólo al dinero (que a veces también será necesario), sino también al esfuerzo, las ganas, la motivación, el empeño, la ilusión, la constancia, el trabajo, el tiempo y los recursos necesarios. Pero sobre todo a trabajar en nuestras propias creencias limitantes que nos impiden avanzar y en potenciar aquellas otras que nos impulsan hacia el logro.
Tanto si creemos que podemos conseguirlo, como si creemos que no, estaremos en lo cierto. Únicamente si creemos que podemos conseguir algo, lo conseguiremos, como bien explica el Efecto Pigmalión. Y podemos hacer mucho por nosotros mismos y por nuestro propio desarrollo trabajando en nuestras creencias.
Partiendo de la base de que creemos en nuestros sueños y en que podemos conseguirlos, podemos empezar a trabajar para poner en marcha un buen plan de acción con objetivos claros, precisos y medibles, conocer con detalle la situación de la que partimos, ver las diferentes opciones que podemos manejar, los recursos que necesitaremos y establecer las líneas de actuación con sus tareas fechadas.
Nadie dice que sea fácil o sencillo, que en algunos casos lo será. Lo que proponemos es trabajar en los sueños en los que crees, para que dejen de ser sueños y empiecen a convertirse en posibilidades reales, en objetivos por los que luchar cada día.
Y aún si no lo consigues, estarás mucho más cerca que si siguen siendo deseos sin cumplir.
Para ello puedes contar con la ayuda de estupendos coaches que te acompañarán en el trayecto, que estarán a tu lado cuando los necesites aportando todo el apoyo, impulso y motivación que les demandes.
¿Qué sueño quieres lograr?  ¿Cómo podemos ayudarte a conseguirlo?

Un saludo  y feliz semana.
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Abriendo posibilidades

Hay veces que los árboles no nos dejan ver el bosque. Nos enfocamos tanto en lo que tenemos al lado que no somos capaces de ver un poco más allá. El día a día nos come y lo urgente pasa a ser lo prioritario. ¿Te reconoces en una situación similar?
Ya hemos hablado en otras ocasiones de la diferencia entre urgente e importante y de la necesidad de parar y pensar. Hoy nos centraremos en un breve ejercicio que nos permita encontrar nuevas posibilidades, otros enfoques que nos muestren visiones diferentes capaces de iniciar nuevos caminos.
Muchas de las barreras que reconocemos y entorpecen nuestro avance no son más que grandes muros construidos en nuestra mente (creencias limitantes), y que no existen en realidad. Otras, son simples excusas que nos permiten seguir muy cómodos en nuestra zona de confort para evitar esfuerzos o tensiones.
Pensemos en alguna situación, problema o cuestión que nos gustaría cambiar. Toma papel y lápiz y escribe todas aquellas trabas y obstáculos que te impiden que esa situación sea como deseas. Poner las ideas que tenemos en la cabeza sobre el papel, negro sobre blanco, nos permite reflexionar, de forma que toma el tiempo necesario para identificar todas las trabas que se te ocurran.
Algunas de ellas es posible que se deban a circunstancias ajenas a ti, y sobre las que te parezca que tengas poco margen de maniobra. No te preocupes, quizás no puedas hacer nada directamente sobre ellas, pero si que puedes variar tu actitud y tu comportamiento frente a eso. La decisión de actuar de una forma u otra sólo depende de ti. Adoptar una actitud derrotista o convertirte en un explorador de soluciones está en tu mano y no depende de nadie más.
Con tu lista enfrente, hazte unas pocas preguntas: ¿y si nada de esto existiera? ¿Qué ocurría entonces? ¿Cómo sería la situación? ¿Qué te reportaría? ¿Te imaginas?
Si eres capaz de visualizar perfectamente esa nueva situación, es que ya has empezado a derribar los muros que te impiden conseguirlo.
Vamos a tomar esa lista, ítem por ítem, y explorar todo lo que está en tu mano hacer para que desaparezcan, o en su caso, minimizar su tamaño. Pon todo tu empeño en descubrir soluciones, otras vías, nuevos enfoques. Te sorprenderás con la cantidad de acciones disponibles a tu alcance.
Ahora sólo queda iniciar un buen plan de acción para llevarlo a cabo. ¿Qué será lo primero que hagas? ¿Cómo? ¿Qué necesitas? ¿Cuándo lo tendrás acabado? Realiza esto con cada una de las acciones que has identificado, traza tu propio plan de trabajo de forma realista, sincera y comprometida.
Verás como tus viejos muros empiezan a caer y a dejar paso libre a nuevas posibilidades, abriendo nuevos caminos que te permitirán avanzar allí donde quieres estar.
Ten el coraje para luchar por lo que deseas, el afán de conseguirlo y pon todos los medios a tu alcance para ello. !El éxito está asegurado!

Felices vacaciones de Semana Santa para todos.
Un saludo,
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es