Archivo mensual: enero 2011

Innovación organizacional (II). ¿Estamos preparados?

La necesidad de innovar no es nueva, lo hemos visto a través de la Historia de la Humanidad, y en especial en los dos últimos siglos. Lo realmente nuevo, y a lo que no estamos acostumbrados es la velocidad a la que tenemos que hacerlo para llegar antes que la competencia. ¿Están nuestras organizaciones preparadas para ello?
Pese a parecer un término de moda que se usa de forma indiscriminada, hoy nadie duda de la importancia de innovar para la supervivencia de nuestras estructuras productivas.
La innovación ha pasado de ser una opción a ser una verdadera necesidad para las organizaciones, en especial para las empresas, si quieren adaptarse a un entorno ultra competitivo  y en constante cambio.
La innovación no surge de forma espontánea. Según Peter Drucker, las innovaciones, especialmente las de mayor éxito son fruto de una búsqueda consciente y deliberada de oportunidades, es decir, no es improvisado sino que es el resultado de un trabajo planificado, de un proyecto con recursos asignados para cada una de sus etapas, desde la gestación de las ideas a su aceptación con éxito por el mercado.
Y para ello, necesitamos saber cuál es el potencial de la organización, los recursos de los que disponemos, detectar las fuentes de información valiosa donde encontrar ideas y tendencias, fomentar la creatividad, estudiar con detenimiento el entorno y diseñar y desarrollar los proyectos. Disponer de un entorno adecuado y preparado para desarrollar nuestras estrategias es parte de la creación de esa cultura innovadora, el caldo de cultivo imprescindible para innovar.
Puesto que no se puede dar innovación sin personas que la impulsen, comencemos a gestionar la innovación a partir de ellas. Son las personas las que trabajan y llevan a cabo los cambios, las que forman la organización y actúan.  Y todas han de estar preparadas para que pueda surgir la innovación, pues es la suma del esfuerzo colectivo lo que hace avanzar a la organización.
Ayudemos a potenciar el talento de nuestra gente y prepararlos para que dentro de una estructura flexible, abierta y participativa, con la creación de una nueva cultura innovadora puedan poner al servicio del desarrollo futuro todas sus capacidades, habilidades, conocimientos y competencias. No nos podemos permitir el lujo de desaprovechar todo el talento del que ya disponemos.
Virginio Gallardo nos propone en su blog 13 conductas innovadoras en la organización que permiten el desarrollo del talento y el aprendizaje organizacional:

1- Hay sistemas que permiten que los objetivos estén claros para la mayoría de los colaboradores.
2- El reconocimiento y la recompensa están alineados con el desempeño de las personas.
3- Somos exigentes y rigurosos en la mayoría de nuestras áreas organizativas.
4- Se fomenta el trabajo entre los profesionales de diferentes departamentos.
5-Las personas de nuestra organización se sienten muy identificadas con los objetivos de nuestra empresa.
6- Nuestra organización se caracteriza por preocuparse de las personas.
7- En nuestra organización existe interés y compromiso por el desarrollo profesional a corto y largo plazo.
8- En nuestra organización se fomentan y aprovechan las ideas y los puntos de vista diferentes que ayudan a mejorar.
9- Tenemos mecanismos claros para saber qué pasa en nuestro mercado y planificar necesidades futuras.
10- Las personas de nuestra organización tienen suficiente información, autonomía y capacidad de decisión.
11- En nuestra empresa se anima a tomar riesgos calculados con el objetivo de mejorar, asumiendo la posibilidad de equivocarnos.
12- Nuestra empresa informa frecuentemente sobre los cambios del entorno.
13- En nuestra organización es fácil comunicarse con los superiores jerárquicos.

Fuente: Gallardo, V. Estudio de Liderazgo Transformador y Culturas Innovadoras (2009)

¿Estas condiciones se dan en tu organización? ¿Qué crees que puedes mejorar o desarrollar?
No es cuestión de buenas intenciones, sino de acción, de actuar ya, hoy mismo. Es bueno que la inspiración nos pille trabajando.
Aquí os dejamos con un check list muy interesante elaborado por el Ayuntamiento de Bilbao para comprobar si nuestra organización está preparada para innovar.
En nuestro próximo post, último de ésta serie, hablaremos sobre las competencias y características que distinguen a una persona innovadora, así como veremos diferentes ejemplos de empresas innovadoras hoy.
Para finalizar, un vídeo sobre Innovación y creatividad de Edward de Bono en Madrid.


!A disfrutad y aprender!
Feliz semana.
Lola Sánchez
http://www.ideacoaching.es

Innovación Organizacional 1

Entendemos la Innovación como un proceso colectivo dentro de la organización donde diferentes actores, internos y externos, interaccionan produciendo el conocimiento necesario para actuar (diseñar, modificar, mejorar, desarrollar,…) sobre productos, procesos, organización o modelos de negocio. Es decir, generar ideas que implantar y poder vender en un mercado específico, implementar la novedad en un determinado contexto.

Shapiro (2005) define a la innovación como la capacidad de una empresa para cambiarse a sí misma repetida y rápidamente con el fin de seguir generando valor.

Según Gestión y Estrategia La innovación es el instrumento específico del empresariado innovador. Para ellos, la innovación consiste en la acción de dotar a los recursos con una nueva capacidad de producir riqueza. La innovación crea un recurso. Cualquier cambio en el potencial productor de riqueza ya existente, también es innovación.

Innovar no es sólo sinónimo de batas blancas en un laboratorio. Es mucho más. Y podemos innovar en cualquier área de nuestra organización, desde los procesos de atención al cliente, la comunicación interna, nuestro sistema de distribución, o en la misma estructura corporativa.

¿Por qué innovar? ¿Qué puede aportar la innovación a mi organización?

Hugo Céspedes nos habla de las siguientes razones para innovar:

– Aportar valor a nuestros clientes

– Crear nuevos argumentos de ventas

– Incremento de ventas

– Dar una imagen de empresa activa y moderna

– Establecer barreras de entrada a la competencias

Podemos añadir algunas más:

– Permite el desarrollo de la organización y de las personas que la componen

– Aporta valor a nuestros productos y servicios

– Nos diferencia en un mercado globalizado

– Nos aporta ventajas competitivas

– Permite nuevas oportunidades de diversificación

– Motiva la fidelización del cliente

– Abre las puertas a la nueva Sociedad del Conocimiento

Seguro que a ti se te ocurren muchas más. ¿Las compartimos? Puedes incluirlas en el post y elaboraremos entre todos una gran lista.

Es importante establecer unos objetivos claros sobre la innovación que deseamos en nuestra organización y sobre los impactos que esperamos de ello. Esto nos ayudará a definir el tipo de innovación que desarrollaremos (tecnológica, social, en métodos de gestión) y a que se encuentre alineada con nuestra visión, misión y valores corporativos para elaborar la estrategia más adecuada a nuestros intereses.

Todas estas ventajas y beneficios que nos aporta la innovación permiten a la empresa conseguir lo más importante: tomar el control sobre su destino, modificar las reglas competitivas y crear nuevos mercados, productos y servicios de valor. La organización puede diseñar su futuro de forma proactiva.

Crea tu propia caja.

Podemos ponernos manos a la obra.  Pero antes de iniciar un proceso de innovación nos toca ver desde donde partimos, tener una clara consciencia de nuestra situación actual.¿Estamos preparados para gestionar la innovación en nuestras organizaciones? Éste será un tema para el siguiente post. No te lo pierdas.

Un saludo y feliz semana,

Lola Sánchez

ww.ideacoaching.es


Nuestro tiempo es finito

Así es. Por mucho que queramos otra cosa, nuestro tiempo está contado. Tenemos una fecha asignada aunque no la conozcamos. Es escaso, y en cambio lo vamos derrochando como si nos sobrara.

Si la media de la esperanza de vida está en torno a los 80 años (algo menos para fumadores, hipertensos,…) disponemos de aproximadamente unos 28.000 días para disfrutar entre nuestro nacimiento y la muerte. Suponiendo que nos encontremos hacia la mitad de esa edad, aún nos quedan unos 14.000 días para hacer las cosas importantes.

¿Estamos dispuestos a dejarlos pasar? ¿Permitirás que algo o alguien te robe alguno?

Parecen demasiado pocos para desperdiciarlos. Y a veces no nos damos cuenta de lo rápido que se consumen. Cuando somos conscientes del paso del tiempo, somos más cautos para invertirlo.

Para ello, podemos utilizar los calendarios de la diseñadora alemana Susana Herthich, un reloj con cronómetro inverso avanzado o simplemente anotar en un papel cómo hemos gastado nuestras horas hoy.

Una equilibrada distribución de las horas del día puede estar dividida en los siguientes bloques:

24h=  8h. de descanso + 8h de trabajo + 8h de tiempo personal

¿Esta bien equilibrado tu día? ¿Qué bloque se lleva la mayor parte en detrimento de otro?

El tiempo es importante, escaso y valioso. Úsalo según quieras y te interese. El tiempo es tuyo y elegir está en tu mano. Puedes invertirlo en las áreas importantes, o simplemente dejarlo pasar.

Un vídeo para hoy:

vídeo el tiempo es importante.

Aquí dejamos algunos enlaces para profundizar:

* ¿Se puede gestionar el tiempo?

* Los 7 hábitos de la gente realmente efectiva

* Claves para organizar tu tiempo

* Productividad personal

* Un e-book: Ladrones de Tiempo de Antonio Domingo

Y como siempre, encantados de que nos hagas llegar tus opiniones y compartirlas.

!Feliz semana!

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es