Sueños

Los sueños tienen un gran valor, algo que los llena de sentido: emocionarnos, llenarnos de ilusión y motivarnos. Están ahí para hacernos sentir vivos, para creer en el futuro y hacernos avanzar hacia ellos si somos capaces de ponerles patitas, es decir, convertirlos en objetivos. Y aun cuando solo quedan en nuestra mente, cuando solo son pasto de nuestra imaginación, siguen siendo valiosos por que nos permiten fantasear con aquello que creemos no somos capaces de realizar y que deseamos tanto como para soñar con ellos.
Por extraños que nos parezcan, los sueños nos pertenecen, son tan nuestros como la piel o el color de ojos. Son maravillosos y únicos como nosotros. Y ademas los saboreamos de forma intima y personal.
Ahora bien, podemos dejarlos solo en eso, sueños, o ponernos mano a la obra y empezar a trabajar para hacerlos realidad. Habrá algunos que nos parezcan imposibles, y otros más cercanos. Lo que es cierto es que nos podemos acercar a ellos según lo dispuestos que estemos a invertir en los mismos. Y no me refiero sólo al dinero (que a veces también será necesario), sino también al esfuerzo, las ganas, la motivación, el empeño, la ilusión, la constancia, el trabajo, el tiempo y los recursos necesarios. Pero sobre todo a trabajar en nuestras propias creencias limitantes que nos impiden avanzar y en potenciar aquellas otras que nos impulsan hacia el logro.
Tanto si creemos que podemos conseguirlo, como si creemos que no, estaremos en lo cierto. Únicamente si creemos que podemos conseguir algo, lo conseguiremos, como bien explica el Efecto Pigmalión. Y podemos hacer mucho por nosotros mismos y por nuestro propio desarrollo trabajando en nuestras creencias.
Partiendo de la base de que creemos en nuestros sueños y en que podemos conseguirlos, podemos empezar a trabajar para poner en marcha un buen plan de acción con objetivos claros, precisos y medibles, conocer con detalle la situación de la que partimos, ver las diferentes opciones que podemos manejar, los recursos que necesitaremos y establecer las líneas de actuación con sus tareas fechadas.
Nadie dice que sea fácil o sencillo, que en algunos casos lo será. Lo que proponemos es trabajar en los sueños en los que crees, para que dejen de ser sueños y empiecen a convertirse en posibilidades reales, en objetivos por los que luchar cada día.
Y aún si no lo consigues, estarás mucho más cerca que si siguen siendo deseos sin cumplir.
Para ello puedes contar con la ayuda de estupendos coaches que te acompañarán en el trayecto, que estarán a tu lado cuando los necesites aportando todo el apoyo, impulso y motivación que les demandes.
¿Qué sueño quieres lograr?  ¿Cómo podemos ayudarte a conseguirlo?

Un saludo  y feliz semana.
Lola Sánchez
www.ideacoaching.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s