cuento

Hoy os traigo un breve cuento.

Abellón vivía recluido en una pequeña gruta escondida en la falda de la montaña, y al igual que antes lo había hecho su padre y su abuelo intercambiaba sus pócimas y brebajes por artículos que necesitaba.
Conforme pasaba el tiempo, a la gente le costaba más subir hasta la cueva cargados de productos para poder conseguir los jarabes y cada día eran menos los que llegaban hasta la gruta.
Abellón sabía que abajo existía otro mundo y por las noticias que subían los caminantes estaba lleno de posibilidades. Contaban historias maravillosas, difíciles de creer y que todos aseguraban como ciertas. Pero Abellón no se atrevía a dejar la seguridad de su cueva y el trozo de montaña conocido. Decidió dejar transcurrir el tiempo y esperar a ver lo que ocurría.
Pero no pasaba nada, ya casi ni caminantes con los que intercambiar sus pócimas.
Un día, tras unas fuertes tormentas, empezaron los desprendimientos. Primero fueron pequeñas rocas a las que Abellón no les dio importancia. Pero día a día y poco a poco, en la entrada de la gruta se acumulaban rocas y barro.
Abellón pensó que quizás era el momento de abandonar la cueva y bajar a la ciudad. Pero la sola idea le daba tanto miedo que la escondió en el rincón más oscuro de su mente y se durmió.
Aquella noche, un fuerte desprendimiento acabó de taponar por completo la salida de la gruta y Abellón jamás pudo conocer un mundo diferente.

¿Tú también tienes miedo de explorar nuevos mundos y nuevas posibilidades?
¿Te decides a salir?

Un saludo,
Lola Sánchez
wwww.ideacoaching.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s