Felicidad y valores

 

 Alguien me preguntó el otro día sobre la mejor manera para conseguir la felicidad.

  Como buen coach, le contesté con otra pregunta. ¿Qué es para ti la felicidad?

 Tras muchos rodeos sobre tener (tener un buen sueldo, tener una buena casa, tener amor y salud..tener), nos encontramos con pocos SER. En realidad, esta persona no tenía muy claro cómo podía definir la felicidad, le faltaban palabras para describirla, aunque estaba convencido de que feliz, feliz, sólo se era durante breves instantes.

  Es cierto que a veces, tenemos momentos en los que el sol brilla, parece que suena música celestial y nuestro corazón rebosa paz o alegría. Es entonces cuando nos preguntamos ¿será esto un instante de felicidad? Posiblemente lo sea.

  Pero ¿por qué limitarnos a breves segundos de felicidad? ¿Tan poco nos merecemos? No lo creo.         

  Lo bueno, no es conseguir unos segundos, sino una vida completa, repleta de felicidad. Y se puede ser tan feliz navegando bajo el sol, como resolviendo un problema o ayudando a nuestros hijos a formarse como personas.

  El primer paso para llegar a la felicidad es sentirse bien con uno mismo y con lo que hace. Y para ello, es imprescindible conocerse , explorarnos internamente para tener claro lo que de verdad nos importa, lo que es realmente imprescindible en nuestra vida. Estoy hablando de los valores, esos grandes cimientos que rigen nuestra existencia y sobre lo que se basa todo lo demás. Sin unos valores que nos sustenten, es muy difícil que lo que pongamos encima pueda mantenerse en pie. Y todos los tenemos, aunque no los tengamos muy claros, pero si que poseemos ciertas ideas sobre lo que está bien o está mal, lo que consideramos justo o injusto, lo que se debe o no se debe hacer,…

  Cuando nuestros valores están claramente definidos y actuamos en consecuencia con ellos, es decir, nos respetamos a nosotros mismos y no dejamos que nadie  nos pisotee, ni siquiera nosotros, cuando seguimos manteniendo en pie lo que realmente es importante, pase lo que pase, es cuando nos sentimos bien, cuando empezamos a sentir que la felicidad casi se puede tocar. Ser coherente con nuestros valores nos da poder a nosotros mismos, nos impulsa, nos motiva y nos ayuda a seguir adelante, y por supuesto, nos hace felices.

  Tener el coraje y la valentía de vivir la vida, nuestra vida,  apoyados y sustentados por nuestros valores, actuar conforme a ellos sin importar las circunstancias, es vivir repleto de felicidad.

  Quizás no sea la única forma de acercarse a la felicidad, pero si que es una vía importante para tener en cuenta.

  Si os apetece trabajar un poco sobre vuestros valores, aquí os dejo un ejercicio para empezar.

  Ya me comentaréis.

 

http://www.ideacoaching.es/doc/es-ejercicio-valores.doc

 

 Un saludo y estupenda semana

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s