Cambios extraordinarios

  Hoy día, ya nadie puede negar que se están produciendo cambios extraordiarios en el mundo, y mucho más rápidos aún dentro de las empresas y de los sistemas económicos. Cambios que aún no sabemos dónde nos llevarán, por mucho que algún aventurero pretenda diagnosticar un futuro incierto.

  Lo que  es seguro es que nada volverá a ser como era, pues una nueva época está naciendo aún sin darnos cuenta.

¿Qué hacer entonces? ¿Cómo vivir en ella? (Algunos se preguntarán más bien ¿cómo sobrevivir?)

 No nos engañemos, no puede haber una receta única, valedera para todo el mundo. No es sencillo, pues cada individuo, cada empresa, cada organización,  tiene necesidades diferentes, que nada tienen que ver con las de sus vecinos. Por eso, la solución, no puede venir desde fuera, del  exterior. Cada unidad necesitará su propia receta interna, única e intransferible para adpatarse a los nuevos cambios.

  Para William O´Brien, (miembro de la junta directiva del Centro de Aprendizaje Organizacional del MIT),  la esencia de la adaptación está en la unión del crecimiento individual con el desempeño económico. Y ambos van de la mano, sin posibilidad de separación.

 ¿De verdad podemos pensar que los individuos que forman parte de las empresas están aportando el 100% de sus capacidades, habilidades, fortalezas y creatividad para hacer avanzar sus compañías? Ni mucho menos.                                                         

 Mientras que no seamos capaces de crear nuevas estrategias, nuevos enfoques, nuevas visiones de futuro desde el interior de las organizaciones, nuestro avance en este mundo incierto será nulo. Y esto no se hace a golpe de talonario, ni con nuevas directrices del consejo de administración. Sólo es posible con el compromiso real y sincero de todos los miembros de la empresa, con una visión nueva en la que todos estemos implicados, por que sea esto lo que juntos queremos hacer, crear y conseguir. Sólo con la aportación responsable de los individuos podemos crecer como entidad.

  Cuando seamos capaces de ver a nuestros empleados como verdaderos motores del crecimiento y el desarrollo, cuando aprendamos juntos que el verdadero poder de cambio está dentro y nos volquemos en sacarlo a la luz, y a contar con todos sus recursos,  y todo su poder, entonces, empezaremos a avanzar.

¿Qué necesita tu organización?

¿Has valorado lo que tienes dentro?

Un saludo y buena semana de aprendizaje.

Lola Sánchez

www.ideacoaching.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s